Bestiario Ilustrado de Aragón

Actualizado el 16-III-2009

Cubierta del libro

Ilustración de la contracubierta
Bestiario Ilustrado de Aragón. Seres Fantásticos
Col: Las Tres Sorores
Edición: Prames
Prólogo: Natalio Bayo
Características: Año 2008, 117 p, il, 27,5 x 27,8 cms.
ISBN: 978-84-96793-15-6
Las leyendas que cuentan las piedras

Chema Lera firma un 'Bestiario ilustrado de Aragón' en el que reinterpreta con sus dibujos los seres fantásticos y mitológicos esculpidos en iglesias románicas.
(Artículo de Isabel Cebrián en Heraldo de Aragón)
Chema Lera lleva muchos años paseando con su bicicleta por los pueblos del norte de Aragón. Su curiosidad por las leyendas y las criaturas fantásticas le ha llevado a recopilar numerosas historias sobre los seres que antaño poblaron la imaginación de los habitantes de estos territorios. Gracias a su pasión por el dibujo, muchos de aquellos cuerpecillos extraños que encontraba escondidos en los recovecos de capiteles y tímpanos, entre ángeles y almas del infierno, acabaron siendo apuntes en su libreta. Ahora, forman ya parte del 'Bestiario ilustrado de Aragón', recientemente editado por Prames, pasados por su particular visión y acompañados de textos que recuerdan su origen legendario y que señalan su ubicación en diferentes iglesias aragonesas.
"Todo viene de lejos, de cuando preparaba el 'Breve inventario de seres mitológicos, fantásticos y misteriosos de Aragón' -explica Lera-, que es una enciclopedia fundamentalmente literaria. Vi que a ese trabajo se le podía dar la vuelta, conferirle una forma indexada o catalogada, incluyendo una guía de las iglesias en las que aparecen representados estos seres, y ligar su presencia a las leyendas de la zona". Los dos libros tienen muchas cosas en común, pero su aspecto es bien distinto. "Este es un libro más cuidado, con un formato mayor, en el que priman las imágenes y la ilustración frente a los textos", explica el autor.
Las conexión está en esas referencias a las leyendas aragonesas, por las que desfilan los silbanos, faunos, 'diaples' o centauros. Todos los seres mitológicos que aparecen en las 22 fichas del libro han sido tomados de esculturas, pero también reflejan la interpretación personal del ilustrador. Las figuras están coloreadas siguiendo el patrón cromático que adornaba originalmente los capiteles y tímpanos románicos: "Ahora nos han llegado las piedras a sangre viva, y resulta difícil imaginarnos que en su día eran de colores, ya que apenas se conservan algunos restos".
Básicamente, ha utilizado los colores más típicos de la Edad Media, que coinciden con lo que sirven para rellenar los planos característicos de la pintura románica, aunque haya metido "cosas de su cosecha", como la rojísima cara de la 'mantícora', un fiero animal con rostro humano, cuerpo de felino y cola de escorpión, que aparece representada en la iglesia de Santiago, en Agüero.
Junto a los dibujos, se han incluido algunos de los apuntes de Lera. "Me gustaba que se viera el proceso, de lo que he visto en la iglesia hasta llegar a la recreación. Un ilustrador siempre viaja con su cuaderno y he preferido que se me viera así, como un caminante por las piedras de Aragón", cuenta.
Más información sobre el libro:

Las sirenas del Bestiario

Antón Castro ha dedicado una de las entradas de su blog a las sirenas que aparecen en mi próximo libro, el "Bestiario Ilustrado de Aragón. Seres Fantásticos", que está a punto de publicarse. Como Antón tiene el sistema estropeado (los ordenadores tienen sistemas como las personas, no sé si el que le falla será el sistema circulatorio, el respiratorio o el linfático, me temo que éste último) no ha podido colgar (o subir) las ilustraciones, así que dejo aquí algunas para satisfacer posibles curiosidades.

A nuestro común amigo, el ilustrador Josema Carrasco, le agradezco la sirena que nos ha dedicado a ambos en su blog, un homenaje en toda regla a la belleza humana de esta bestia fantástica. La verdad, prefiero estos regalos a los papánoeles.

Viñeta de Margaritífera

La viñeta está publicada en el número anterior de la revista Natural.